Buscar en Internet

Master en búsquedas en Internet

 

En PC Pro desvelamos los secretos mejor guardados de las búsquedas para los que quieren buscar, y los que quieren ser encontrados.

Aunque los motores de búsqueda funcionan bien en principio, algunos ajustes nunca han sido perjudiciales. Para ser honestos, un poco de afinamiento es lo que la mayoría de la gente necesita para refinar lo suficiente sus búsquedas como para satisfacer sus exigencias diarias.


Sin embargo, al ser esto una clase magistral y vosotros lectores de PC Pro, podríamos pensar que necesitamos algo más de potencia extra. Recuerda que no todos los motores de búsqueda son idénticos, y que no todos los comandos funcionan de la misma manera (o en todas) con las distintas fuentes. Pero no tengas miedo de usarlos. En el peor de los casos, no pasará nada; en el mejor, podrías quedar gratamente sorprendido de tus nuevas capacidades de búsqueda.


En Google, el comando Inurl funciona bien. Éste especifica que ninguna de las palabras clave debería aparecer en el URL de las web obtenidas en la búsqueda. Por ejemplo, si quieres localizar páginas que contengan documentos en Word sobre genética, puedes usar la sintaxis “genética inurl:doc”, que buscará sólo en aquellas páginas cuyo URL contenga una referencia “doc”, lo que incrementa las posibilidades de dar con un documento de estas características. Naturalmente, si quieres localizar un tipo de archivo específico en vez de una palabra clave, puedes usar también el infravalorado comando Filetype de Google. La sintaxis con el mismo ejemplo sería “genética filetype:doc”, pero sólo funciona con extensiones de archivos reconocidos.


A pesar de que Google sólo permite la búsqueda de palabras clave específicas como parte de la dirección del documento, la mayoría de los grandes buscadores admiten búsquedas dentro de la propia estructura de la página web, o en las etiquetas “título” de HTML. La sintaxis es obvia cuando la conoces - “title:<keyword>“ -, a menos que uses Google, donde “allintitle” y “intitle” no son tan obvios, dependiendo de si quieres que aparezcan todas o ninguna de las palabras clave definidas en la búsqueda.


Sorprendentemente, el uso de caracteres especiales en una serie de palabras clave está fuera del arsenal de algunos de los buscadores con más solera. Tanto si estás buscando plurales, como variaciones de las palabras, o no sabes deletrearlas de forma correcta, el simple uso del asterisco “*” puede resolver el problema si el motor en cuestión no permite la búsqueda ampliada por raíz de las palabras clave. Comprueba primero en la sección de ayuda si lo permite, o bien intenta hacer una búsqueda para ver cuál es el resultado. El “stemming” significa obtener resultados ampliados a otras palabras derivadas que empiezan por ese término. Por ejemplo, al hacer una búsqueda con la palabra “ayuda”, se amplía a otras como “ayudando” o “ayudante”. Recuerda: los caracteres especiales se introducen de diferente forma en cada motor de búsqueda. Por ejemplo, AOL es bien conocida por usar “?”, en vez del tradicional “*”, mientras que Inktomi usa “*” para el uso de un solo carácter, y “?” para el uso múltiple.


Analizando una búsqueda
Los lectores de la lección magistral de Internet Explorer 6 podrán recordar un poco algunos consejos específicos para el uso de este navegador dirigidos al buscador más atrevido, dos de los cuales los abordaremos aquí de nuevo con cierta profundidad. Para comenzar, está el pequeño truco de utilizar la barra de direcciones para realizar una búsqueda simple. Usa un carácter interrogativo seguido de un espacio, y seguido de las palabras clave usando una sintaxis booleana para mayor precisión.


Esta operación despliega la ventana de búsqueda del Explorer con los resultados ofrecidos por el buscador de MSN, y otra ventana principal que ofrece varias cosas, dependiendo si usaste una o varias palabras clave. Una sola palabra se traduce de forma automática a una URL válido, y se despliega la página de inicio de ese sitio (así, una búsqueda con la palabra Microsoft abre Microsoft.com al mismo tiempo que en la barra del Explorer aparece el resultado completo de la búsqueda en MSN), mientras que si se usan varias palabras clave se despliega sólo la página completa con los resultados de la búsqueda en MSN. Un par de cuestiones que hay que tener en cuenta con este tipo de búsquedas con la barra de direcciones son las molestas ventanas desplegables que surgen con publicidad de Windows, y la inclusión de páginas “patrocinadas” en la lista de resultados (aunque al menos aparecen indicadas como tales).


La barra de Búsqueda del Explorer es en sí misma una gran idea, pero se ve ensombrecida por la insistencia de Microsoft en empobrecer la experiencia de los usuarios de fuera de los Estados Unidos. Es algo demasiado evidente si abres la barra del Explorer y haces clic en el botón de Personalizar.


Teóricamente, esto te permite elegir el motor de búsqueda primario por defecto, y otros motores adicionales, para el Explorer y en las búsquedas en la barra del Explorer. Decimos en teoría porque si eres un usuario europeo sólo tienes una opción: MSN. Ni Google, ni AltaVista, ni Yahoo, ni Lycos.
Sin pretender hablar mal de los servicios ofrecidos por este buscador, lo cierto es que tampoco está entre las primeras preferencias de un lector medio de PC Pro que quiere realizar una búsqueda. Por suerte, nos alegramos de contar el secreto de cómo desbloquear el explorador estadounidense por antonomasia, y a la vez revelar una gama completa de opciones de búsqueda en la barra.


Por desgracia, tienes que pretender ser realmente un usuario estadounidense de Internet Explorer para conseguir las ventajas de una adecuada personalización de las búsquedas, y no dudo en sugerirte que escribas a Microsoft preguntándole por qué te consideran un ciudadano global de segunda clase en este asunto. Me temo que la respuesta no mencionará los acuerdos comerciales y los patrocinios entre bastidores, que imagino se aproximan a la verdad del asunto.


De todas formas, para descubrir el secreto mejor guardado de las búsquedas, ve a Herramientas, Opciones de Internet y haz clic en Lenguas, debajo de la ventana de Opciones. Mostrará sólo una lengua “Español-España”, así que haz clic en el botón de Añadir y desplázalo hacia abajo para seleccionar “Inglés (Estados Unidos)”, y haz clic en OK. El siguiente paso es fundamental: marca la nueva configuración de inglés USA, y ponlo delante de la configuración Español-España de la lista antes de volver a la propia pantalla del explorador. Entonces, cuando reinicies Internet Explorer 6 y vuelvas a la Barra de Búsqueda, te encontrarás con que tus opciones se han ampliado. No sólo tienes ocho servicios de buscadores entre los que elegir (entre los que me temo no está Google), sino que también dispones de nuevas opciones más allá de usar Expedia para “encontrar un mapa”.


Ahora que eres un usuario oficial del navegador honorífico estadounidense puedes configurar los servicios para encontrar direcciones, colocar nombres, consultar diccionarios y tesauros, e incluso buscar fotografías. Si prefieres usar Google para disfrutar de un acceso más rápido y mayores posibilidades de búsqueda, ve a la dirección web http://toolbar.google.com/, e instala la barra de herramientas de Google que encontrarás descrita en detalle en esa dirección. Esta es la URL directo para obtener la última versión beta de la barra de herramientas, 1.1.51-beta, tal y como está escrito, que tiene incorporado un ingenioso sistema de voto en sus páginas mediante dos botones con forma de rostro, uno sonriente y otro triste, añadidos a la barra. Haz clic en uno de ellos cuando visites una página y tu “voto” quedará registrado por Google, que usará el dato para comprobar si funciona bien su mecanismo de calificación, y también para saber si ciertos sitios deberían estar sujetos a “revisión humana”.


Google se está esforzando en asegurar que los usuarios no sufran en exceso el síndrome del clic, e impedir así que un sitio se vea penalizado por que un competidor está votando en su contra. De igual modo, al menos por ahora, se nos asegura que estos votos no están siendo usados para alterar automáticamente los resultados del ranking. Además de este sistema de calificación del usuario, la barra de herramientas de Google permite la búsqueda en un solo clic en los grupos de usuarios, directorios y buscadores de imágenes. La verdadera ventaja está en prestaciones como los servicios de traducción, que ayudan a dar sentido a las páginas extranjeras; acceso simple desde el menú a la fotografía captada en la página; vínculos de retroceso y páginas similares; una función de marcado de texto, e incluso una aplicación que busca en el texto dentro de la página presentada.

 

Obtener funciones extras de un buscador no está restringido a este tipo de utilidades añadidas, ni tampoco a Google. Hazte una pregunta: “¿Cuándo fue la última vez que te aventuraste en una búsqueda más allá de introducir una palabra clave y leer por encima los resultados?”, y la respuesta de la mayoría de la gente es “nunca”. Esto es una lástima, porque te estás pasando por alto las opciones más avanzadas y los servicios especiales de la mayoría de los grandes buscadores. Puedes encontrar formas de buscar en otros sitios que, por ejemplo, enlacen con tu página de inicio (o de cualquier otro), que normalmente utilizan la sintaxis de “link:<url>“ o “linkdomain:<url>“. También existe la posibilidad de realizar una búsqueda con una palabra clave en un solo dominio usando algo así como <keyword>site:domain. Algunos buscadores, como Altavista, te permiten añadir otro criterio de búsqueda después del dominio para localizar sólo ejemplos de esa palabra en las páginas indexadas en ese dominio, o bien excluir dominios usando <keyword> -host:domain.


Investiga un poco más en las opciones de Google y descubrirás que puedes usar versiones específicas del buscador para restringir las búsquedas a un solo tema, incluyendo Linux, BSD y Mac (a los que también se puede acceder directamente usando un URL del formato www.google.com/linux). Mucha gente aún no sabe que http://images.google.com dispone de un rápido motor de búsqueda que sólo busca fotografías y las muestra en un formato reducido en vez de información textual. De igual modo, http://groups.google.com/ da acceso a búsquedas en archivos Usenet que cubren 20 años y 700 millones de mensajes (basado en el viejo directorio de Deja News). Ambos, imágenes y grupos, además de un sencillo listado de directorios, son accesibles desde la barra de menú de encima de la caja de búsquedas de Google.

 

Técnicas básicas de búsqueda

Si no te apetece tener que recordar todos los comandos booleanos, ni complicados calificadores de palabras clave que cambian de un motor de búsqueda a otro, no te preocupes. Con unas simples reglas básicas, puedes dar en el clavo comparado con los resultados obtenidos por defecto.
Para empezar deberías plantearte algo obvio: define las búsquedas de manera adecuada. Con esto queremos decir que es imperativo centrarse y ser específico con las palabras clave. Para los motores de búsqueda, por extraño que parezca, esto significa recibir más información de la que podrías darle en un principio.


Así que si quieres encontrar algo sobre un problema con un coche Ford Galaxy, no introduzcas simplemente las palabras “Ford” y “Galaxy” para luego tener que rastrear entre miles de resultados. En vez de eso, inténtalo con “problemas Ford Galaxy en España”, que ayuda a acotar la búsqueda a la cuestión específica de los problemas, y además indicas al motor de búsqueda que estás más interesado en el modelo que se vende en España que en el estadounidense. Aún mejor, ve directo, por ejemplo, con “filtraciones en el techo desplegable del Ford Galaxy V6 2001 España”, y comprueba lo que sale, quizás te deje gratamente sorprendido.


Podemos mejorar la búsqueda insistiendo en el área geográfica colocando el símbolo “+” antes de la palabra España, de forma que las direcciones localizadas contendrán ambos términos además de los otros. Para cada palabra que quieras resaltar, colócale un “+” delante. De igual forma, para eliminar sitios que no te interesan (si tu búsqueda inicial está dispersa con sitios que incluyen, por ejemplo, una web de ficción como ventagalaxy.com), puedes obviar las web que contengan esa palabra clave poniendo el símbolo “-” delante.


Algunas veces te interesa encontrar una frase, y especificar dos o más palabras clave no es suficiente, ya que el motor buscará sitios que contengan ambas palabras por separado. Incluso usando el calificador + las palabras clave podrían estar colocadas en dos extremos opuestos de un párrafo de texto y no ser de interés para la frase que estás buscando. La solución está en colocar la frase entre comillas. Así que para encontrar sitios sobre cacahuetes, tendrías que poner “cacahuetes” para indicar la frase. Naturalmente, este método también funciona con nombres, si bien ya hay muchos motores de búsqueda lo bastante avanzados como para reconocer nombres reales si se colocan en mayúsculas al hacer la búsqueda.


Ahora, para ponerlo todo en claro, repasa estos conocimientos expuestos y combina cada uno de los trucos y técnicas para convertirlos en potentes afinadores de búsquedas. Dile al motor de búsqueda que quieres encontrar páginas que tengan tal cosa, y no otras, etc. Una búsqueda combinada típica sería: “Ford Galaxy” +España+problema +techo desplegable –ventas”.


Este ejemplo buscará un Ford Galaxy como frase en vez de páginas con ambas palabras separadas, además especificará que los resultados deben incluir la palabras clave España, más cualquier otra palabra que empiece por “problema” (incluidas “problemas”, “problemático”, etc.), y finalmente deberá excluir aquellas páginas con la palabra ventas. Usando esta técnica es posible aprender rápido a efectuar búsquedas significativas entenderás correctamente.

 

Una guía para ser incluido en las listas
La búsqueda es una tarea doble porque necesitas dos cosas: algo que buscar y algo que encontrar. Si tu sitio web y sus páginas no están incluidas en un buscador o en los directorios web, nadie que esté haciendo una búsqueda básica te va a encontrar.


No es tan difícil de comprender, pero es complicado ser incluido, ya que muchos lectores darán su calificación. Pero difícil no significa imposible, y si sigues una serie de reglas básicas de práctica, te las deberías arreglar no sólo para entrar en la base de datos, sino también para escalar lo suficiente en los ranking como para aparecer en las pantallas del navegador de la gente antes de que se vayan a otra web.


Primero, hay que entender la diferencia entre presentación y optimización. Estar registrado o listado en Google no significa que cuando un cliente introduzca una palabra clave relevante, tu URL vaya a aparecer en los puestos más altos de la lista, o ni siquiera entre los 100, 1.000 o 10.000 primeros. Hay muchas web con las que competir por un lugar destacado, y aquí es donde la optimización entra en la ecuación mediante el desarrollo ingenioso de la estructura y el diseño de tu sitio, el ajuste de contenido, haciendo algún chanchullo con el HTML y, algunas veces, gastando un poco de dinero en pagar por aparecer un poco más arriba en la lista. El pagar por un sitio era desconocido hace un par de años. Aunque casi seguro que se daba entonces, se guardaba en secreto por miedo a, de algún modo, perder la reputación. Ahora la realidad ha cambiado, y con ella el hecho de que el método más fácil y rápido de ser incluido y destacado en una lista es pagando por ello. Si tienes un negocio, deberías incluir la reserva de sitio en los buscadores dentro de tu presupuesto de marketing, y mientras más grande sea la inversión mejor y más extensos serán los resultados.


Comprueba los diferentes portales y buscadores para ver cómo manejan este tipo de cosas. Google tiene un “programa de publicidad” que te permite comprar patrocinios especiales que se traducen en vínculos destacados al principio de la página referenciada cuando se introduce la palabra o frase por la que has pagado. Altavista dispone del servicio “Express Inclusion” por el que cobra una suscripción que te ofrece un acceso rápido a la base de datos global del motor de búsqueda y actualización semanal automática, además de la posibilidad de destacarte en las listas con logotipos, iconos y rótulos que capten la atención del lector. Yahoo! cobra una cuota anual por su servicio Yahoo! Express, que te garantiza que tu sitio será “considerado para ser incluido” siete días después de la solicitud, aunque en realidad no te garantiza por completo tu inclusión.

 

Si no quieres pagar por el privilegio de disponer de un lugar visible en los buscadores, hay una enorme variedad de alternativas que pueden llevar un poco más de tiempo para darse a conocer, pero en todo caso pueden dar lugar a exitosas estrategias a largo plazo. Presta atención primero a los sitios de directorios, ya que son creados en su totalidad por editores humanos, lo que quiere decir que un sitio interesante con un nombre bien escrito y una solicitud con un texto descriptivo de la página probablemente sea incluido a la larga. Una vez allí, las oportunidades de que tu web sea seleccionada en el proceso automático de selección usado por los motores de búsqueda y acabe por ser listada también aumentan. Mira Yahoo!, aún es el rey de los directorios en Internet y dispone de la tecnología de Google, así que es una buena opción conseguir que te incluyan en él. Comprueba además el todavía inédito Open Directory Project en dmoz.org, que también es conocido como DMOZ después del “Directorio Mozilla”, que está asociado con la iniciativa del explorador Netscape Mozilla. El plan es crear el mayor directorio web diseñado por humanos en el mundo, un servidor que ya suministra información de directorios a portales como AOL, Netscape, Google, Lycos y HotBot. Consigue que te listen aquí y aumentarán las posibilidades de que pronto te incluyan también en alguno de los grandes buscadores. Para incrementar tus probabilidades de ser listado, recuerda que estás intentando impresionar a un humano con hechos, no a una máquina mediante referencias más claras o trucos técnicos de etiquetaje. Siéntate y emplea una tarde escribiendo un párrafo descriptivo de 30 palabras o menos que resuma en conjunto a tu web. En esta descripción deberían estar incluidas cinco palabras clave estratégicas que aglutinen lo que la mayoría de la gente pensará cuando quiera buscar tu sitio. No lo intentes con términos de márketing sin sentido, ya que no llaman la atención de los editores de directorios ni de los usuarios del mundo real, sólo de los oradores de la mercadotecnia.


Los verdaderos motores de búsqueda (a diferencia de los sitios de directorios) no usan editores humanos sino que van a por volumen. Para hacerlo necesitan automatización, que es posible gracias a robots de software o procesos de exploración web, conocidos como “bots” y “spiders”. La manera en que creas, estructuras, diseñas y das a conocer tus páginas web tendrá un efecto directo sobre cómo te localizan, te seleccionan y te recomiendan los exploradores para incluirte en los listados. Por desgracia, estos procesos varían de un motor a otro, y normalmente es imposible diseñar un sitio que reúna todos los requisitos. Naturalmente, hay otras opciones disponibles. Gasta un poco de dinero (lo sentimos) otra vez y permite que al menos uno de los servicios ofrecidos por los buscadores haga el trabajo por ti. Aunque eso quiere decir que el proceso está fuera de tu control, por lo que necesitas tener muchas recomendaciones para asegurarte de que estás pagándole a un buscador serio. Alternativamente, haz una aproximación genérica e intenta ser revisado por el mayor número posible de robots exploradores.


Además de usar el vínculo “URL” en la mayoría de los sitios, hay otros factores que debes considerar cuando diseñas una web, como las estrategias de solicitud de búsqueda, que deberían ser parte del diseño previo de tu anteproyecto para lograr el mejor resultado. Evita los marcos donde sea posible, ya que pueden confundir a los robots, mientras que si se colocan las palabras clave en tablas se les fuerza a que vayan más abajo en la página.
Las palabras clave cerca del comienzo de la página, así como en el encabezamiento y en el bloque de título, se consideran normalmente que son más relevantes que aquellas que están más abajo, así que puntúan mejor en las categorizaciones. De igual forma, si una palabra clave se repite con más frecuencia en relación a otras en una página puede tender a lograr una mejora en la frecuencia de la revisión, de modo que puede ser colocada en una mejor posición de la lista que otra página similar con un menor número de palabras repetidas (no hagas “spam” con las palabras clave tecleándolas una y otra vez, ya que los exploradores están prevenidos y puede que tu sitio acabe siendo excluido). Usa frases clave como “consultores informáticos con experiencia” y utiliza más de un descriptor para diferenciar tu página de otras que usan un término genérico como “informática”, esto incrementará tus posibilidades de ser incluido en una lista destacada más pequeña sobre las de tus competidores.


Asegúrate de que todas tus palabras clave están incluidas de verdad en el contenido de la página para lograr una puntuación más alta, pero no uses gráficos de texto en vez de texto HTML, ya que los exploradores no “leen” gráficos y, por tanto, esas palabras clave serán ignoradas. De igual modo, evita los vínculos de mapas de imágenes dentro del sitio, y usa en cambio los de HTML para asegurarte de que los robots exploradores pueden seguirlos e indexar toda la web.

Volver atrás



Todos los derechos reservados
Copyright (c) 2002 Larpress S.A.

VOLVER